Loading...

La mejor solución de reducidas dimensiones para packaging en sachet

La mejor solución de pequeñas dimensiones para packaging en sachet (sobre de 4 soldaduras) de productos líquidos, pastosos, polvos, granulados para pharma, food, cosmética y dairy.

La nueva MVA3 es versátil, optimizable, compacta y con el tamaño ideal (“footprint”) para una exitosa producción capaz de trabajar con bobinas de hasta 300mm de ancho. Nace con un claro objetivo y, es satisfacer las necesidades de aquellos que tienen producciones más pequeñas, como por ejemplo el lanzamiento de nuevos productos o bien, para aquellos que dispongan de poco espacio para su colocación. Al igual que las otras MVA, proporciona un envasado de sobres con un sellado de alta calidad, especialmente con films técnicos de tres y cuatro capas de gran eficiencia y productividad. Además, si se desea, tiene la posibilidad de integración con equipos de envasado secundario.

La MVA3 se ha desarrollado con un diseño INVeasy que permite un acceso fácil y seguro a las diferentes zonas de la máquina para su limpieza y mantenimiento. Está equipada con un PC industrial, pantalla táctil y accionamiento servomotorizado. Permite el control de los parámetros básicos de la máquina como la presión, la temperatura, el tiempo de sellado y la longitud del sobre. Puede trabajar con cadencias de hasta 70 ciclos/min dependiendo de la aplicación.

La MVA3 tiene la posibilidad de fabricar diferentes tamaños de sobres, siendo realmente sencillo para el operador cambiar la longitud del mismo desde el HMI. Además, también es posible trabajar con varios dosificadores diferentes en la misma máquina (a confirmar en función de la aplicación).

Uno de los formatos posibles a envasar es el tipo “twin" con perforaciones intermedias, es decir, variantes que pueden albergar dos productos diferentes como, por ejemplo, el sobre de azúcar y la cucharilla o el champú y el acondicionador. También permite realizar ristras de varios sobres.

  • La MVA3 es adecuada para envasar (entre otros):
    • Café, leche en polvo, azúcar, especias.

    • Salsas, aderezos, miel, agua.

    • Complejos vitamínicos, dietéticos.

    • Champú, acondicionador, gel y cremas.

    • Suavizantes para la ropa y detergentes.